TERROR(ES) CONTRA LA INFANCIA

Hace unos días, el terrorismo islamista acaba de perpetrar su último ataque mortal en Europa. La tragedia del Manchester Arena en Inglaterra ha añadido otro fatal capítulo a su irracional deriva. En este caso, el suicida que se inmoló matando a 22 personas y dejando a decenas de heridos, Salman Abedi, apenas tenía veinte años. Hizo estallar su odio precisamente en un evento donde sabía que se concentrarían miles de niños, adolescentes y jóvenes como él. Con esta enésima vuelta de tuerca los criminales también pretendían ampliar el espectro indiscriminado de muertes que el Estado islámico quiere imponer en el mundo. Cuantas más medidas preventivas aplica la política antiterrorista, más perversión logística se despliega para demostrarnos que no cejarán en su empeño por extender el terror.

De nuevo, en una trágica y preocupante repetición, los europeos hemos llorado a las víctimas, pero en este caso las lágrimas se derramaron especialmente por el dolor infringido a las niñas y jóvenes, siempre inocentes, que en muchos casos iban acompañadas por sus madres, padres o cuidadores, por su condición de seres dependientes. Esta vez, de forma premeditada, la animadversión hacia los valores occidentales ataca al eslabón más débil de la sociedad para que no pensemos que alguien puede sentirse a salvo.

Esta paradójica Europa, que proclama a los cuatro vientos sus principios democráticos y la defensa de los derechos humanos, se protege de sus “enemigos” amurallándose y combate el terrorismo aplicando políticas internacionales que se orientan en sentido opuesto a la retórica bienpensante: una contracción identitaria local, al lado de una desdemocratización planetaria y un pomposo nacional-proteccionismo económico reaccionario que no impide, ni evita su reverso globalizador más depredador.

Imágenes de Antoni Muntadas “Palabras”

También alguno de los diez niños que ese mismo día murieron en el mar Mediterráneo –de los que nadie se acuerda- iría protegido por sus progenitores. Desde que en Septiembre del 2015 el pequeño Aylan Kurdi, de tres años y su hermano Galip, de cinco, murieran en las costas de Turquía, han fallecido 423 menores, tratando de ponerse a salvo para poder tener una vida digna. Nadie recuerda sus nombres, ni se derraman lágrimas por su pérdida. Seguir leyendo

Anuncios
Publicado en antagonismo y conflictos, ética/política, ciudadanía, derechos humanos y sociales, cultura, conocimiento, ecología, economía, educación, filosofía, globalización, igualdad, género | Deja un comentario

LA CULTURA Y EL ARTE ENTRE BIENES COMUNES, PÚBLICOS Y PRIVADOS.

Según leemos en Los bienes comunes del conocimiento, recopilación de texto, publicada por Traficantes de Sueños, coordinada por Charlotte Hess y Elinor Ostrom– premio Novel de Economía en 2009 por su análisis de la gobernanza económica de los bienes comunes- estos pueden ser pequeños y prestar servicio a un grupo determinado (la nevera familiar, una colección de discos o fotos), tener una escala comunitaria (aceras, campos de juego, bibliotecas, etc.) o alcanzar una dimensión internacional y global (los mares, el conocimiento científico); pueden estar bien delimitados (los parque, los museos), ser transfronterizos (el rio Danubio, la migración de los animales o Internet) o no tener límites muy claros (los saberes populares, el conocimiento, la capa de ozono).

Aunque los bienes públicos y los comunes no pertenezcan a la misma familia –de hecho pueden ser contrapuestos- se podría aventurar que, por pertenecer al ámbito del dominio público, una parte importante de los saberes culturales pueden considerarse bienes comunes y, en cierto modo, aunque en un sentido estricto no lo sean, también otros podrían serlo ya que, por estar gestionados por instituciones públicas o comunitarias, deberían ser accesibles (no siempre lo son). Según la doctrina del fideicomiso público determinados recursos son públicos por naturaleza y no pueden ser propiedad de individuos privados ni del Estado, que en todo caso es “administrador” de los intereses populares. Por tanto, no siendo dueño de esos bienes, tampoco puede venderlos, ni regalarlos a intereses privados. Aunque adquirir y descubrir conocimiento es tanto un proceso social como un proceso profundamente personal, cuanto más gente comparta conocimiento útil, mayor es el bien común. Seguir leyendo

Publicado en arte/artes audio-visuales, ciudad, arquitectura, urbanismo, comunicación, industrias culturales, creación colectiva/ autoría, cultura, conocimiento, economía, educación, público/privado | 1 Comentario

ENTREVISTA REALIZADA POR ALBERTO MOYANO PARA EL DIARIO VASCO

Ayer se publicó en el Diario Vasco de Gipuzkoa esta entrevista que Alberto Moyano me hizo para contrastar mi opinión sobre diferentes aspectos de la cultura institucional de Donosti/San Sebastian: el balance sobre la Capitalidad de la Cultura 2016, el primer año de Tabakalera, el derribo del viejo edificio de Arteleku y la situación actual de su legado etc. La entrevista tuvo una versión periodística más breve, debido a los ajustes de maquetación. Os dejo aquí la completa.

¿Cómo vivió desde Madrid la Capitalidad Cultural donostiarra?

Con distancia, con sensaciones muy contradictorias. Un alejamiento que se venía gestando anteriormente, debido a la errática deriva en la que estaba inmerso el proyecto. Mi desafección tuvo que ver también con otros desencantos difíciles de pormenorizar en esta entrevista. Incluyo también mi huida hacia delante. Además, mi tiempo se iba en ejercer mi papel de Director General de Madrid Destino, la empresa pública que gestiona la mayor parte de los equipamientos culturales municipales de la capital de España. Estaba tratando de sobrevivir en la “guerra cultural” madrileña, un auténtico campo de minas atravesado de decepciones políticas, frustraciones profesionales y malestares personales.

ARCHDC. MADRID. 30-3-17. SANTII ERASO. FOTO: JOSE RAMON LADRA.

Con la perspectiva que da el tiempo, ¿cuál cree que fue el factor que provocó la salida de quienes estuvieron en el germen del proyecto?

Recuerdo el equipo inicial con muchísimo cariño. Empecé a trabajar con ellos en el 2009. Aquella pasión y entusiasmo, frente al escepticismo generalizado, fue fundamental para entender el triunfo posterior. Por diferentes razones administrativas y avatares de todo tipo, lamentablemente, acabó desmembrándose. Si quieres algo más concreto, te puedo hablar de mis razones. Por un lado, cierta fatiga y decepción institucional. Los dos años de gestación del proyecto fueron muy complicados. Entre nuestro optimismo y la desconfianza generalizada, trabajamos en condiciones bastante adversas. Teníamos que rendir cuentas a demasiada gente de cada decisión conceptual que tomábamos, de cada coma, foto o comentario que incluíamos en los textos. Tuvimos que hacer una ingente labor de pedagogía cultural para demostrar que nuestro modelo no pretendía reproducir el convencional esquema de las capitalidades culturales de las ciudades marca, vinculadas sobre todo al turismo de masas, sino proponer un conjunto de herramientas de trabajo que nos permitieran aprovechar aquella oportunidad europea para pensar y actuar de otras maneras y que, frente al evento festivo anual que empieza en enero y acaba diciembre, pudiéramos trabajar a medio y largo plazo, poniendo la energía en el proceso, imbricándonos en el tejido social. El proyecto lo escribimos sumando muchas voces e ideas. Fue como una especie de corta y pega, cosido con la colaboración de mucha gente, auténticos autores de cada documento que editábamos. Me gustaría hacer especial mención de Ricardo Anton y Ainara Martín, mis colaboradores más cercanos. También lo dejaron. Contra viento y marea asumimos todos los riesgos –el papel creativo de Fernando Bernues fue clave en las presentaciones ante el jurado- y ganamos a pesar de la opinión generalizada de bastante gente que nunca pensó que Donostia lo lograría. En otro orden de cosas, se empezaron a tomar una serie de decisiones administrativas, en relación al modelo de organización, que desde mi punto de vista eran equivocadas. Como se ha visto posteriormente, establecían una manera de hacer contraria al modelo de gestión que propusimos. Nuestra propuesta ponía en el centro el valor de la sociedad civil y su capacidad de autogestión – las famosas olas de energía ciudadana- frente a los modelos clásicos de la administración pública, mucho más burocráticos, fiscalizadores y diría “castradores”. Aquella “excepción” cultural hubiera requerido un tratamiento administrativo también “especial”. Nadie se atrevió y se reprodujo, otra vez, la lógica perversa del peor intervencionismo institucional. A esto se suma, evidentemente, que Bildu no tenía ninguna confianza en mí porque dedujeron que mi “socialismo odonista”, según su apreciación, me hacía incompatible con sus nuevas orientaciones “abertzales”. Como sabes, nuestro proyecto no tenía substancia identitaria, se escribió con la mejor lógica dialógica, habermasiana diría alguien o buenista según otros. Era de todos y de nadie, en definitiva un proyecto inclusivo, con un centro neurálgico en Donostia, pero a su vez sin límites geográficos determinados, multilingüe, como nuestra sociedad y, reconociendo los antagonismos, pero capaz de generar algunos consensos. El mejor ejemplo fue el propio Bildu que supo sumarse, a pesar de que su entorno social había estado en contra cuando era oposición. Como no, también influyó mi feliz vida sevillana. Seguir leyendo

Publicado en antagonismo y conflictos, arte/artes audio-visuales, ética/política, ciudad, arquitectura, urbanismo, ciudadanía, derechos humanos y sociales, comunicación, industrias culturales, creación colectiva/ autoría, creatividad, innovación, tecnología, cultura, conocimiento, educación | Deja un comentario

VIVAS Y LIBRES

En el Día Internacional de la Mujer, diversas asociaciones de más de cuarenta países han convocado en todo el mundo una huelga de mujeres para protestar contra el feminicidio, la explotación laboral y económica, la deshumanización y discriminación de las mujeres. Con esta iniciativa también pretenden impulsar un nuevo movimiento feminista internacional, que más allá del igualitarismo paritario, sea capaz de hacer frente al racismo, al imperialismo, al neoliberalismo y a la moral heteronormativa

Bajo las consignas de Vivas nos queremos, Ni una menos o Nosotras paramos es evidente que estas convocatorias son también las primeras respuestas internacionales a la ola de reacción ultraconservadora que se extiende imparable por todo el mundo. Los discursos nacionalistas de Trump en EE.UU., Le Pen en Francia, Geert Wilders en Holanda, Nigel Farage en Reino Unido, la aplicación de políticas conservadoras en Polonia o Hungría o la emergencia, de nuevo, de la derecha en Latinoamérica, desvelan el regreso de una vieja concepción supremacista que, frente a la amenaza de otros fundamentalismos religiosos como el islamista, insiste en proclamar la superioridad de la raza blanca, de tradición cristiana y que vive en familias convencionales, por tanto de condición heterosexual. Seguir leyendo

Publicado en antagonismo y conflictos, ética/política, ciudadanía, derechos humanos y sociales, cultura, conocimiento, ecología, economía, educación, filosofía, globalización, igualdad, género, público/privado | Deja un comentario

ZYGMUNT BAUMAN, A PESAR DE TODO, EUROPEISTA E INTERNACIONALISTA.

Poco días después de comenzar este nuevo año moría Zygmunt Bauman, uno de los filósofos y sociólogos contemporáneos más influyente de las últimas generaciones. Pertenecía a una estirpe de pensadores, como Saskia Sassen, Susan George o Ulrich Beck, que poniendo siempre en el centro del debate las relaciones entre centro y periferia -localización/globalización-, han sido capaces de pensar el mundo como una casa común.

Nacido polaco, después refugiado en la antigua Unión Soviética y, más tarde, nacionalizado inglés, formaba parte también de ese amplio grupo de intelectuales, de vidas itinerantes, como Julia Kristeva, Tony Judt o Tzvetan Todorov con sólidas convicciones europeístas. Aunque siempre mostró mucha desconfianza y escepticismo en la clase política -tanto de izquierda como de derecha, a la que veía únicamente preocupada por conservar sus privilegios- por su incapacidad de abordar con seriedad la construcción de una Europa unida, en su libro Europa. Una aventura inacabada insistía en que a pesar de las dificultades era posible convertir esta “aventura” en realidad.

libros-y-bauman

Seguir leyendo

Publicado en antagonismo y conflictos, ética/política, ciudadanía, derechos humanos y sociales, cultura, conocimiento, educación, filosofía, globalización | Deja un comentario

EL MUSEO PÚBLICO

Hace unas semanas, Iñaki Martínez Antelo, Director de MARCO, dimitió tras once años al frente del museo vigués de arte contemporáneo. En su carta de despedida adujo que le resultaba imposible conducir la institución en debidas condiciones tras soportar constantes recortes presupuestarios. En alguna otra declaración posterior también subrayó, con razón, que entre los objetivos de cualquier institución pública de estas características nunca pueden estar la especulación económica o espectacularización de la cultura, sino el generar conocimiento, patrimonio, formación, criterio y debate ciudadano.

marco-vigo

Unos días después, Miguel Zugaza, Director del Museo del Prado, la institución museística española por excelencia, también informó que después de quince años, dejando la institución madrileña en la cumbre de su éxito y en pleno crecimiento, abandonaba su cargo para regresar a Bilbao y volver a ser director del Museo Bellas Artes. De hecho, en paralelo, el ministro de cultura anunció la decisión de que el arquitecto Norman Foster, junto al estudio de Carlos Rubio, se harán cargo de las obras de rehabilitación y transformación del Salón de Reinos, un edificio de dos mil quinientos metros cuadrados del siglo XVII, colindante con el propio museo matriz. Esta es la segunda gran ampliación, tras la que hace diez años Rafael Moneo realizó en el edificio de los Jerónimos. Seguir leyendo

Publicado en arte/artes audio-visuales, ciudadanía, derechos humanos y sociales, cultura, conocimiento, educación, público/privado | 1 Comentario